Muchas de las mujeres artistas de la historia han seguido patrones similares: han aprendido en los talleres paternos, su carrera se ha visto a menudo truncada tras un matrimonio no siempre deseado y su obra no siempre se ha reconocido como propia. Caterina van Hemessen, pintora de la escuela flamenca del siglo XVI, siguió ese mismo patrón.

Caterina van Hemessen fue una pintora flamenca del Renacimiento que trabajó en Amberes. Nació en la ciudad belga de Amberes en 1528. De los primeros años de su vida solamente se sabe que, como hija de un afamado pintor llamado Jan Sanders van Hemessen, inició sus estudios artísticos pues en el taller de su padre. Hacia 1540, Caterina dió un gran salto en su formación como pintora profesional en aquella época, ya que junto a su padre, Caterina entró en la corte bajo el patronazgo de la Reina María de Hungría, hermana del emperador Carlos V y rey heredero en aquel tiempo de los Países Bajos. Su padre le enseñó probablemente todo acerca de este oficio. En 1554 en Amberes contrae matrimonio con el organista Chretian de Morien. Se dice que dejó el oficio de la pintura a partir de ese momento, falleciendo hacia 1587.
retrato-caterina-van-hemessen
Autorretrato (hacia 1548), óleo sobre lienzo, Öffentliche Kunstsammlung, Basilea.